Archive for the 'Asturias' Category

La Encarna con chiquilín. Maternidad, 1955. SEBASTIÁN MIRANDA PÉREZ-HERCE [Ciudad de Oviedo]

• marzo 13, 2012 • 3 comentarios

Protegido: RAFAEL DUEÑAS CARAZO (Avilés, Asturias, 1967): ”Pintar no es racional”

• marzo 6, 2012 • Escribe tu contraseña para ver los comentarios.

Protegido: 32. La chimenea sigue crepitando y han llegado al café. Postre, en esta ocasión, no toma ninguno. El ‘modus operandi’ del no del miedo sino de la ilusión del miedo, es un pretender poner los parches antes, siquiera, de que la rueda de la bicicleta pinche. ¿Dónde se ha visto eso? ¿En la medicina preventiva? Sí, evidentemente, te cortas un brazo antes de que te entre la gangrena, o te lo entablillas como si te lo hubieras roto por el cúbito, antes mismo de caerte por aquella magmática caverna. El vino consumido la había vuelto locuaz. Y tras detenerse juntos, y tomados de la mano, de nuevo el gesto romántico partía de Él, a disfrutar de unos instantes chisporroteantes a la luz anaranjada de esa lumbre de leños honestos, se retiraron sonrientes a la alcoba, donde Él ocupó el baño en primer lugar, mientras Ella regresó a la mirada de la noche, en una contemplacion reflexiva, enfundada en un vestido ceñido, la vestidura ritual, que por vez primera aparejaba vivencias disfrutables y con sentido. Estar es ser presente.

• junio 21, 2011 • Escribe tu contraseña para ver los comentarios.

Protegido: 31. Hablaron en vez de eso de grafología. Y aquello cambió pero empezando por el comienzo, el dibjo del lazo de la ‘g’; lo único que sabía, a ”ciencia cierta”, que estaba mal en mí o en mi manera de enfocar la sexualidad, e hice por retornar el lazo por la zona del ‘yo’ a la zona del ‘tú’. Y Él dijo: Creo que sólo hay una manera de querer, de follar y de amar: teniendo miedo y siguiendo adelante. Si uno no tiene miedo es que no está haciendo nada. Quizá por eso tu amante crepuscular habla siempre de viajar en la dirección del miedo. Te digo una cita de Carlos Castaneda, un tipo que por lo visto no existía pero eso no le impidió ser sabio: ¿Qué le sucede a una persona que ha huido frente a su miedo? No le ocurre nada. Sólo que no aprende nada.

• junio 21, 2011 • Escribe tu contraseña para ver los comentarios.

Protegido: 30. Hablaron de él, y de ese alguien todavía ”hipotético” que se había preocupado por ese viaje y por el encuentro con esta mujer. ¿Y tú pensabas que debías hacerlo? La respuesta fue negativa. Él pensaba que ya no se veían rostros como aquellos de antes, los femeninos como, por ejemplo, los de Nora Barnacle o Alfonsina Storni. O Lou Salomé -añadió Ella – acordándose de algo que no mencionó. Hablaron de roles. A Él le parecía que Ella no se había encorsetado en ninguno y en ninguno -reconocía- era capaz de encajarla. No hablaron de lo que Ella creía acerca de si misma, tal vez porque Él había mencionado esa quinta exigencia acerca de la salud psíquica, y a partir de ese momento, Ella prefirió creerle y confiar en su buen juicio.

• junio 21, 2011 • Escribe tu contraseña para ver los comentarios.

Protegido: 29. (Correo personal) Me dijiste en aquella cena de Cefontes que tú tenías cinco exigencias… que la mujer en cuestión fuera independiente, que fuese guapa, que estuviese buena, que fuera muy inteligente y, sobre todo, que estuviera sana psíquicamente. Hablaron de ellos y de sus respectivas ”parejas”; sin comillas en caso de él. Parecían haberse ”distanciado” en situaciones muy semejantes. La compañera de él, al parecer, sabía que se encontraba con Ella. Pero vivían en una relación abierta. ”Los dos nos queremos y los dos creemos que las personas son más importantes que las relaciones”

• junio 21, 2011 • Escribe tu contraseña para ver los comentarios.

Protegido: 28. Y me lo calzo sin ropa interior… Sólo somos ese hombre y yo en mi cuerpo, su olor y mi olor; aunque sí que abro un paquete de medias delante suyo y me las ajusto. ¿Qué es eso? Nada, unas medias con liga incorporada. Y ahora recuerdo y sonrío, y me muerdo el labio con intención mientras sonrío… Abandonan ‘la figar’ y él la toma de la mano y Ella sigue sintiendo algo semejante a un vínculo inédito con lo sublime. Acaricia la madera de las escaleras, impregnada por el aroma resinoso y también la ramita de una planta aromática, detalles primorosos de la armónica decoración. Se siente como en un sueño vivido… El comedor una magia de chimenea y soledad. Únicos ellos, la paisana deposita sobre la mesa dos platos idénticos: con dos huevos, dos chorizos y patatas fritas. Esta mujer disfruta de la comida y no le hace melindres a nada.

• junio 21, 2011 • Escribe tu contraseña para ver los comentarios.