Protegido: 21. Las drogas en mi adolescencia y juventud. En mi casa, de mi padre fue el mérito, consiguen que si alguna vez las pruebo… me den el bastante miedo y tanto como para no disfrutarlas. Recuerdo haber dado alguna calada a un porro. Recuerdo que en tales ocasiones me siento mal. Recuerdo que mi historial, en ese sentido, es tan corto que no merece la pena mencionarlo. Puede que una o dos veces probara alguna pastilla. Dudo mucho que esa pastilla fuera una droga. Como mucho las que inconscientemente me suministró mi abuelo. Narcolépticos de los que él consumía por su enfermedad, un devastador cáncer de páncreas. Ella tiene 38 años y Él, tan solo, un año más.

Este contenido está protegido por contraseña. Para verlo introduce tu contraseña a continuación:

Anuncios

~ por María Camín en junio 12, 2011.

Esta entrada está protegida. Introduce la contraseña para ver los comentarios.