Protegido: 17. Y fue sólo entonces, cuando vi la ‘casa’, cuando hasta dejaron de importar los nervios que habían ido acrecentándose durante la última media hora de la tarde y, adquirieron un tamaño natural, cuando vi las agradables caras de aquellos paisanos de la tierra. Porque aquí se lleva la marca de la aldea en la cara. Buenas tardes, creo que me están esperando en la habitación número 13. Sí, es arriba, la primera puerta a la izquierda. ¿Necesita que avisemos a la habitación por teléfono? Y el buen hombre me acompañó por las escaleras que yo subía un par de pasos por delante, hasta que él casi hubiera sido capaz de tocar con su dedo la puerta de la habitación que era y, entonces, volvió a bajar apurado los mismos escalones como si lo que más le importase en el mundo fuera asegurarme o asegurarnos un sentimiento de intimidad. Y yo me encontraba frente a ‘La figar’

Este contenido está protegido por contraseña. Para verlo introduce tu contraseña a continuación:

Anuncios

~ por María Camín en junio 11, 2011.

Esta entrada está protegida. Introduce la contraseña para ver los comentarios.