Protegido: 9. Y estamos tocándonos de pie, desnudos, nos besamos, nos acariciamos y el sexo ha comenzado entre nosotros, sin que medie ningún tipo de palabras, y yo estoy experimentando sensaciones que no reconozco y no sabría describir. Son extremas, eso es, profundamante sentidas pero increíbles, intensísimas y no me parezco yo, y tú entonces me agarras por los brazos y me separas unos centímetros de ti, los necesarios para mirarme a los ojos y me dices algo de un llanto… y en ese minuto yo insisto en llevar otra vez mi cabeza a tu pecho, como si supiera que podría atravesarlo, penetrar por él y es cuando despierto muy impresionada y trato de memorizar lo que he vivido, para no olvidarlo, pero a la vez quiero dormirme para retomar el mismo sueño y por eso me duermo, aunque ya no recuerdo siquiera si sueño.

Este contenido está protegido por contraseña. Para verlo introduce tu contraseña a continuación:

Anuncios

~ por María Camín en junio 10, 2011.

Esta entrada está protegida. Introduce la contraseña para ver los comentarios.