Notas propias a Simone Weil (1909 – 1943). Filósofa francesa y sindicalista de la educación

.

.

<<El amor no es consuelo. Es luz>>

.

La conozco hoy, a través del profesor Ramírez. Me oriento.

Al averiguar sobre ella encuentro esto: “Me intrigaba por su gran reputación de mujer inteligente y audaz. Por ese tiempo, una terrible hambruna había devastado China y me contaron que cuando ella escuchó la noticia lloró. Estas lágrimas motivaron mi respeto, mucho más que sus dotes como filósofa. Envidiaba un corazón capaz de latir a través del universo entero”. S. Beauvoir.

Es una idea muy interesante la que tiene acerca de lo que implica la separación de lo manual y lo intelectual… Y pienso que la conoceré a través de ‘La fuente griega’. Da la sensación de que como Merleau-Ponty dejó de vivir demasiado pronto.

.

.

.

Anuncios

~ por María Camín en abril 29, 2011.

3 comentarios to “Notas propias a Simone Weil (1909 – 1943). Filósofa francesa y sindicalista de la educación”

  1. Se recolectan enlaces a su obra y pensamiento en el lateral de esta bitácora. Si quieres introducir algún apunte especial puedes escribir a evella@telecable.es

  2. Mario Teo Ramírez
    Weil es una pensadora apasionada y apasionante, y sus reflexiones tienen que ver con todos los asuntos fundamentales de la filosofía (hasta con cuestiones de epistemología). Hay que leerla, sería la mejor conclusión. Sólo una observación, al comentario de Adrián: precisamente lo que Weil está diciendo en la breve cita es que el amor no es oscuridad sino luz, tampoco es una mezcla dialéctica de oscuridad y luz. Ésta es la idea equivocada, disminuida, del amor, y que nos lleva a no saber vivir, a no saber extraer toda la fuerza positiva del existir; la fuerza del amor.

  3. “El pecado contra el Espíritu consiste en conocer una cosa como buena y odiarla en tanto buena… pues todo contacto con el bien produce un conocimiento de la distancia entre el mal y el bien” (S. Weil, ‘La gravedad y la gracia’). Los curas… deberían aprender de la clarividencia de esta judía, para quien “Solo se tiene experiencia del bien realizándolo. Sólo se tiene experiencia del mal prohibiéndose su realización, o si se lo ha realizado, arrepintiéndose. Cuando se realiza el mal, no se lo conoce, porque el mal huye de la luz” (idem)

    “En todo lo que suscita en nosotros el sentimiento puro y auténtico de lo bello, hay realmente presencia de Dios. Hay como una especie de encarnación de Dios en el mundo, cuyo signo es la belleza. La belleza es la prueba experimental de que la encarnación es posible. Por tanto, todo arte de primer orden es por esencia religioso” (S. Weil, ‘La gravedad y la gracia’).

    *Citado por Rubi DeMaría Gómez Campos

Los comentarios están cerrados.

 
A %d blogueros les gusta esto: