Del inicio de ‘Así habló Zaratustra’ y ‘El nacimiento de la Tragedia’. NIETZSCHE

.

Quise saber cuál era el modo más sensato de hacerlo, iniciarse en Nietzsche, quizá el más científico, y el profesor Mario Teo Ramírez tuvo a bien indicarme que primero debía remitirme a ‘El nacimiento de la tragedia’ ya que éste  es un texto seminal, preciso porque marca la pauta del desarrollo ulterior del filósofo. No le puse fecha, pensé que tardaría largo tiempo en decidirme. Pero  estaba leyendo la obra del materialismo filosófico, ‘La historia de la filosofía’ (el principio, sobre los griegos) y me parecía enriquecedor y correcto, sólo que ya había determinado que estos autores (al fijarme en lo escrito acerca de Husserl y la racionalización que de él hacen), tienen debilidades . Y pensé: <<este es el momento de Nietzsche, ya volveré después a ellos>>. Así que estando en Oviedo, aquella tarde, iba a asistir a una conferencia de la científica Margarita Salas que no se celebró… me adentré en la librería Cervantes y me fui de ella, tanto con ‘El nacimiento de la tragedia’ como con ”Zaratustra”. El primero es para la lectura nocturna. El segundo he descubierto que es un relato con el que puede suceder lo siguiente:

Estaba en una casa. Un niño de diez años hace los deberes. Su madre y yo hablábamos, él quería estar presente  y comencé a explicarle a ella donde fue que Zaratustra se convirtió en un compromiso aplazado, y eso a través de la figura del volatinero… al que yo conocía por funámbulo; y  cuando hablaba del populacho que grita… el niño dijo: <<Este cuento yo lo sé con ranas>>. Cierto, en su versión, sólo la rana sorda conseguía atravesar el lago. Eso es intuir e intuición.  A veces establecer un paralelismo inconcebible. La madre se quedó boquiabierta y es que los niños, muchos, pienso que están más cerca del ‘Ultrahombre’  (Übermensch) que la inmensa mayoría de los adultos.

.

..

.

Luego, después de esos primeros compases… Nietzsche, en esa loa al sol, creo comprender que nos dice: <<Vengo a iluminaros pero también a daros el reposo de la oscuridad>>.  Y  como una introducción sensible, intuitiva, ejemplar,  a su <<eterno retorno>>.

Este libro lo edita EDAF en su colección ensayo. Con traducción de Carlos Vergara y prólogo de Dolores Castrillo, del que he prescindido (o por ahora) a excepción de sus primeras dos páginas, y que comienza con una cita de su obra ‘Más allá del bien y del mal’:

<<Todo lo que es profundo ama el disfraz. Todo espíritu profundo tiene necesidad de una máscara>>

.

Sin embargo, seguí con interés el prólogo de ‘El nacimiento de la tragedia’. Nietzsche va a enloquecer -dicen algunos-, otros que le sucedió la iluminación mística.

.

<<La causa del hundimiento de Nietzsche ha sido un tema de especulación y origen incierto. Un frecuente y temprano diagnóstico era una infección de sífilis, sin embargo, algunos de los síntomas de Nietzsche eran inconsistentes con los típicos casos de sífilis. Otro diagnóstico era una forma de cáncer cerebral.Otros sugirieron que Nietzsche experimentó un despertar místico, similar a los estudiados por Meher Baba. Mientras muchos comentaristas ven el decaimiento de Nietzsche como no relacionado con su filosofía, algunos, incluyendo Georges Bataille y René Girad, argumentan que este hundimiento debe ser considerado como un síntoma de un desajuste psicológico trasladado a su filosofía. En su libro La lucha contra el demonio, Stefan Zweig presenta una psicobiografía sobre Nietzsche en que sitúa la etiología de su locura desde un ángulo puramente psicogénico>>.

*Biografía en WIKIPEDIA

.

Y es que vamos a saber casi todo lo que sucede en su vida pero no cómo pudo haberse sentido, en la quizá primera quiebra grave ante el rechazo académico masivo, hiriente, y la equivocación de obnubilarse con quien luego le pesó. Tiene 26  años, excesiva juventud y delirante brillantez,  y comete un  error grave, nos aclarará, él mismo, 16 años más tarde en su ‘Autocrítica’; trató, mientras evolucionaba con ‘El nacimiento de la tragedia’ (y sus diferentes versiones, incluidos los cambios de título), de atenerse a los códigos kantianos y a la naturaleza de las consideraciones de Schopenhauer, y no atreverse a inventar un lenguaje propio, que era aquello que reclamaban sus potentes intuiciones.

.

WagnerParsifal Act I Prelude

.

Pero no habla de Wagner, realmente, cuando redacta esta autocrítica. Es herida  puede que cerrada; pero el hombre tiene un límite, la mente humana. Y ese límite es también un <<punto de no-retorno>>. ¡Oh, el Nietzsche de la contradicción! (puede que lo diga aquel que no es consciente de la paradoja). Lo mismo que, en principio, el corazón nace con un número asignado de latidos a lo largo de su vida -alguna vez la Ciencia dijo eso… yo lo que sé es lo que sucede cuando sucede la crisis… a dónde vas, de dónde vienes… Sólo una comprensión cálida te salva, de no cruzar definitivamente la frontera, como una cuerda que se rompe, ya no logras regresar a la cordura y sé que nos lo advirtió cuando escribió: <<Ahora necesito manos que se me tiendan>>. Pero no prosigo por hoy, y no es por falta de ganas y contenidos sino porque tiempo habrá y esencialmente la Red (el lector de bitácoras) esto pide, cierta brevedad. Quedémonos con esto: quien escribe el ‘Nacimiento de la tragedia’ es demasiado prematuro en el proceso de  la madurez para no contener admiraciones e inseguridades que le dejen experimentar su propia luz. No había habido metanoia entonces pero lo más  posible es que su fracaso fuera un pilar clave en su progresivo ser y comprender.

Anuncios

~ por María Camín en marzo 21, 2011.

4 comentarios to “Del inicio de ‘Así habló Zaratustra’ y ‘El nacimiento de la Tragedia’. NIETZSCHE”

  1. […] 1. Del inicio de ‘Así habló Zaratustra’ y ‘El nacimiento de la Tragedia’. […]

  2. En Psicología Cognitiva

    * Ver Pensamiento sistémico

    Para Peter Senge captar el significado de metanoia, es comprender lo que significa aprender en relación con la metacognición. Es un cambio de enfoque, un cambio de perspectiva a otra, lo que a su vez está en relación con la percepción.

    * Ver Expiación (UCM)

    La Expiación es definida como corrección de la percepción y el medio de la expiación es el perdón. Para Hannah Arendt hay dos remedios que nos permiten el arrepentimiento de las acciones consumadas: el perdón y la promesa.

    http://es.wikipedia.org/wiki/Metanoia

  3. […] Del inicio de ‘Así habló Zaratustra’ y ‘El nacimiento de la Tragedia’. […]

  4. […] no contener admiraciones e inseguridades que le dejen experimentar su propia luz. No había habido metanoia entonces pero lo más posible es que su fracaso fuera un pilar clave en su progresivo ser y […]

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

 
A %d blogueros les gusta esto: